Donate Now

Hay que saber reconocer un buen consejo

By on February 28th, 2019

Carol Zernial

Executive Director WellMed Charitable Foundation

A veces cuando escuchamos a un conferencista o leemos un libro, de verdad nos identificamos con lo que dicen. Acostumbramos asentir con la cabeza en señal de aceptación o sentimos que así es como quisiéramos que fueran las cosas. Ya que tengo el privilegio de entrevistar a conferencistas y escritores expertos en el cuidado de personas en los podcasts del programa Caregiver SOS on Air (gratis en www.caregiversos.org), a menudo experimento estos momentos de reconocimiento. Estos son algunos de los que me parecieron más útiles y significativos.

Ser feliz es una decisión. John Leland, periodista de la revista New York Times y autor del libro del mismo nombre, verdaderamente me tocó muy de cerca. Era como si John hubiera unido fuerzas con mi madre fallecida quien fue miembro original del club del «poder del pensamiento positivo». Decidir ser feliz no significa que nuestras circunstancias hayan cambiado ni que todo sea color de rosa. Significa que podemos librarnos de las emociones negativas que nos abruman y desmoralizan. Podemos hacer esto por medio de la gratitud, la curiosidad, la fe, e incluso con pura fuerza de voluntad. John señala que entre más lo practiquemos, más se nos facilitará hacerlo. Después de todo, realmente no podemos cambiar a nadie más que a nosotros mismos.

Comparta el cuidado – organice un grupo que brinde los cuidados. Sheila Warnock hizo que me preguntara cómo es que se me había pasado crear un grupo de personas para ofrecer cuidados en lugar de apoyar a un grupo. Muchas de las personas que cuidan de otra lo hacen solas o con la ayuda de uno o dos familiares. En su libro ella describe cómo dos personas solidarias pueden formar equipos para subdividir las tareas del cuidado en porciones más pequeñas y así prevenir el desgaste de una sola persona dedicada al cuidado de alguien. Una «familia peculiar» es un grupo más grande integrado por familiares, amigos, colegas dispuestos a ayudar y otros que se hacen cargo de diferentes aspectos del cuidado a lo largo del tiempo. Los equipos se pueden activar por diversos motivos y situaciones, desde una enfermedad grave hasta un embarazo difícil.

Deje que el profesional sea el malo del cuento. Nuestro amigo y psicólogo, el Dr. Jamie Huysman, está a favor de que dejemos que los profesionales autorizados, como los administradores de cuidados geriátricos, médicos, servicios de emergencia y psicólogos sean los portadores de las noticias difíciles, como cuando ya es hora de entregar las llaves del auto. Ya sabemos lo que le pasa al mensajero, ¿verdad? Esto nos permite, ya sea como un familiar o amigo, estar allí para validar lo difícil de la situación y brindar amor y consuelo. Hay ocasiones en que vale la pena invertir en un profesional que nos ayude.

No tenemos razón ni estamos animados porque estemos bien, y quienes están enfermos no están derrumbados ni equivocados. Nunca he tenido el placer de entrevistar a la escritora Deborah Duda, pero sus palabras cambiaron mi manera de pensar acerca de la enfermedad y la muerte. Permitimos que interfieran demasiados prejuicios asociados al cuidado de personas, la enfermedad y la muerte. A veces olvidamos que la enfermedad y la muerte simplemente forman parte de la vida. Supone un cambio refrescante que hayamos empezado a hablar sobre cómo vivir con la enfermedad de Alzheimer, con cáncer, con discapacidad. Esto permite que tanto nosotros como la persona que recibe los cuidados participemos activamente en la vida y previene el aislamiento que aprisiona a las personas que cuidan y sus seres queridos.

En la actualidad es fácil sentir que tenemos un exceso de información. Puede resultar difícil eliminar nuestras voces internas o las que oímos en las noticias para poder escuchar palabras de esperanza, sanación, aceptación y vida. Tenemos que estar dispuestos a escucharlas y a cambiar nuestro modo de pensar. El cambio puede ser un reto, así que no podemos desanimarnos si nos caemos del caballo o nos vemos obligados a intentarlo de nuevo. ¿Acaso no sería bueno sentirnos mejor, librarnos de la ira y el resentimiento, tomar decisiones positivas y además sentirnos vivos? Parece un buen consejo.

Carol Zernial, directora ejecutiva de la Fundación Caritativa de WellMed es una renombrada gerontóloga, presentadora de un programa de radio y presidenta del Consejo Nacional para el Envejecimiento. La Fundación Caritativa de WellMed no lucrativa se enfoca en programas gratuitos para los adultos mayores y los familiares que les cuidan, e incluyen sesiones semanales de aprendizaje por vía telefónica, clases comprobadas para eliminar el estrés y más. Infórmese más en www.CaregiverSOS.org o llame sin cargo al 1-866-390-6491.

Post a Comment

You must be logged in to post a comment.